Cómo almacenar y disfrutar el vino

Cuidarlos y almacenarlos adecuadamente puede mejorar su aroma, sabor, textura y complejidad con el tiempo.

wine

Cómo almacenar y disfrutar el vino

No importa cuál sea tu bebida; blanco, rojo, rosado o espumoso, es esencial almacenar su vino correctamente. Simplemente poner su botella favorita sobre la nevera y olvidarse de ella durante un año podría alterar drásticamente el sabor, luego, cuando llegue a disfrutarla en esa ocasión especial, puede que no sea tan favorable como esperaba.

A pesar de que los vinos son un producto perecedero, cuidarlos y almacenarlos adecuadamente puede mejorar su aroma, sabor, textura y complejidad con el tiempo.

Paso 1: ¿Cuánto tiempo vas a guardar tu vino?

La primera decisión que debe tomar es durante cuánto tiempo planea almacenar su vino. Generalmente, el almacenamiento a corto plazo significa de 3 a 6 meses y deberían ser sus vinos más baratos y menos apreciados, ya que a largo plazo pueden significar décadas y deben reservarse para sus vinos preciosos y de calidad.

Paso 2: condiciones de almacenamiento correctas

Ya sea para el almacenamiento a corto o largo plazo, se aplican las mismas reglas, en primer lugar, y lo más importante, las botellas deben colocarse horizontalmente en lugar de en posición vertical, esto garantiza que el corcho permanezca húmedo para evitar que se seque.

Es esencial mantener los vinos en un ambiente libre de vibraciones para que no puedan moverse, por lo tanto, encima de los electrodomésticos o un lugar sujeto a fuerzas externas (es decir, desde un metro) se debe evitar.

El vino puede verse muy afectado por su temperatura ambiente; la temperatura ideal es de aproximadamente 55 grados Fahrenheit (12 ° C). Las botellas deben mantenerse fuera de las corrientes de aire y cualquier cambio de temperatura debe ser muy gradual.

Además, la luz puede impactar negativamente en un vino, por lo que algunas botellas de vino están hechas de vidrio coloreado. El vino debe mantenerse alejado de la luz solar directa, ya que demasiada luz puede reaccionar con las proteínas del vino, formando una neblina y malos aromas para contaminar su sabor.

Para el almacenamiento a largo plazo, se requieren las condiciones atmosféricas correctas. La humedad debe ser muy alta, aproximadamente 70% o más, para evitar que el corcho se seque y reducir la posibilidad de que el vino se evapore. Además, cuando almacene a largo plazo, tenga en cuenta los alrededores del vino, asegúrese de que no haya otros alimentos o líquidos que puedan ser absorbidos por el vino. ¡Las sustancias con aromas fuertes, por ejemplo, combustible o vinagre, deben mantenerse en otro lugar!

Paso 3: Disfruta …

Cuando llegue el momento de hacer estallar el corcho y saborear todo su trabajo duro, beba responsablemente, pero trate de terminar las botellas unos pocos días después de la apertura, ya que tan pronto como el vino está expuesto al aire, comienza a mezclarse con oxígeno. Esto se conoce como oxidación, que también altera la esencia del vino.

El almacenamiento correcto del vino es fundamental para cualquier amante del vino serio, entusiasta o incluso aficionado. El almacenamiento más efectivo es en una bodega, ya que numerosas botellas se pueden mantener cómodamente fuera de la vista y en perfectas condiciones.

¡Salud!

Artículos relacionados